Sabor Umami

Tambien conocido como el quinto sabor. Proviene del idioma japones UMAI que significa sabroso y MI que significa sabor. Sabor sabroso o delicioso.
Este quinto sabor fue identificado por el ciéntifico japonés Kikunae Ikeda.

Kikunae Ikeda se dió cuenta que el ácido glutámico era el responsable de este sabor. El glutamato de por si solo no tiene sabor, pero es responsable de abrir las papilas gustativas y producir salivación lo cual permite intensificar sabores. El ácido glutámico se encuentra en algunos alimentos.

El sabor umami es muy sutil por lo tanto es dificil de describir.  Produce una sensación aterciopelada en la lengua, que estimula el paladar y la parte posterior de la boca.

Aunque el sabor umami fue identificado por Kikuna Ikeda en el 1908, ya en el siglo XIX  el chef Auguste Scoffier creaba platos con sabor umami. Scoffier fue un chef que abrio un restaurant en París, Francia  considerado el mas glamoroso y costoso de Paris. Aunque no conocia la química detras de estos alimentos, hacia platos con combinaciones que producian un sabor umami

En el ácido glutámico se encuentra este sabor. Hay alimentos donde lo podemos encontrar como los tomates bien maduros, queso parmesano, escamas del bonito,
Hongos shitake, anchoas, etc. Hay muchos alimentos en el que podemos encontrar este sabor. Pero tenemos que tener cuidado con el glutamato de sodio que se le echa a los alimentos ya que es un quimico que ademas de abrir las papilas gustativas, produce apetito y se ha considerado el causante de la obesidad.

Los italianos hacen combinaciones de comida que producen el savor umami, por ejemplo: un plato de pasta con tomates maduros salteados y mucho queso parmesano. Pizza con tomates, peperoni, anchoas y hongos.

Otros platos donde se encuentra sabor umami es: Hojas de espinacas salteadas con hongos como guarnición de una carne roja a termino medio sazonada con salsa de soja.

– Un hamberguer con  queso, rodajas de tomates, ketchu y papas fritas.
– Un salmón sazonado con un poco de ajinomoto.
– Pan con tomate y jamon iberico
– Quesos maduros como roquefor, parmesano
– Algas nori y kombu.